Los carros de freno de hombre muerto están diseñados para la seguridad. El mango del carro está conectado a un freno, y este freno permanece activo hasta que un operador presiona el mango. Esto significa que si por alguna razón el operador suelta la manija, los frenos se activarán, minimizando el riesgo de colisión.